miércoles, 12 de junio de 2013

La brecha entre postulaciones y matrículas efectivas



Seis universidades matricularon a menos del 75% de sus seleccionados U. Mayor, Finis Terrae y Unab son los planteles que llenaron menos del 70% de los cupos ofertados, según el Demre. En tanto, en la U. de Magallanes y Arturo Prat, más del 65% de sus carreras no completó los cupos ofrecidos.

Un total de 95.300 estudiantes fueron seleccionados este año, durante el proceso de admisión, a las 33 universidades adscritas al sistema único del Demre. Sólo el 78,6% (74.990) finalmente hizo uso de su cupo, matriculándose en los planteles.

El resto, 20 mil postulantes, se decidió por alguna de las instituciones fuera de las 33 adscritas a la admisión única o por esperar un año para volver a dar la prueba. Al momento de postular, los alumnos deben ordenar por preferencia las carreras. Cuando son seleccionados en una opción, el resto se anula automáticamente.

Una realidad que se replicó este año. En seis universidades se matricularon menos del 75% de los seleccionados, según datos del Demre. Las universidades del Consejo de Rectores (Cruch) convocaron a 64.325 alumnos. El 83% se matriculó. En tanto, las ocho universidades privadas adscritas al sistema lograron que casi 22 mil se incorporaran a sus aulas de los 30.978 seleccionados. Es decir, el 71%.

Este año, 20.310 alumnos seleccionados no hicieron uso de su cupo, cifra 7% menor a la de 2012 (21.918).

Entre las 33 universidades del sistema, las que arrojaron un mayor número de vacantes de matriculados fueron: Universidad Mayor, Finis Terrae, Andrés Bello, Utem, Los Lagos y la UC de la Santísima Concepción. Todas matricularon a menos del 75% de los alumnos que seleccionaron. La U. Mayor seleccionó a 4.900 estudiantes y sólo el 61% (2.988) finalmente se inscribió en el plantel. Una tendencia que viene desde 2012, cuando casi el 40% de los seleccionados decidió no matricularse en la institución. Casi el 5% de sus carreras no llenó sus cupos.          

Una realidad similar enfrenta la U. Finis Terrae. Sólo el 63% de las 1.339 vacantes ofrecidas se llenaron: 843 alumnos se matricularon y 496 no usaron su cupo. La U. Andrés Bello es el plantel que cuenta con la mayor matrícula. Sin embargo, incorporó al 64% de sus convocados. Es decir, a 8.363 jóvenes. A estos planteles les siguen las tradicionales Utem y De Los Lagos, donde el 29% de sus seleccionados decidió no usar su vacante.

La U. Católica de la Santísima Concepción (también del Cruch) logró que sólo el 72% de sus convocados (1.483 estudiantes) ingresara. De hecho, más del 50% de las carreras no llenó los cupos.

Esto último no es un caso aislado. Hay cinco universidades donde el 50% de sus carreras no llenó las vacantes ofrecidas. Se trata de la U. de Magallanes (casi 70%), Arturo Prat (más de 65%), Tarapacá (casi el 58%) y la U. de Atacama (cerca del 55%).

Hay universidades que matriculan a más del 90% de sus seleccionados. En la U. de Talca, el 97% de éstos hizo efectiva la postulación. Le sigue la U. de los Andes, con el 96%, y la U. Católica y la U. de Chile, con el 92%. La U. del Biobío, en tanto, logró matricular al 91% y la Adolfo Ibáñez, al 90%.

Las explicaciones pueden ser muchas pero es un tema de análisis caso a caso. La brecha que se produce entre los alumnos que consultan o postulan a una universidad y no se matriculan es un tema fundamental para trabajar. En síntesis, el postulante “estuvo ahí” pero no se inscribió. En la decisión final de elección de un joven juegan muchas variables: el prestigio institucional, la reputación en el mercado educativo, los comentarios de los pares, la marca académica reconocida o no consideran algunas carreras lo suficientemente buenas, que no están bien valoradas. También hay más capacidad del sistema de lo que realmente se ocupa y todos los años se produce un remanente de vacantes.  Les queda cierta capacidad ociosa.