viernes, 14 de junio de 2013

Matrículas de alumnos nuevos cae en universidades privadas chilenas



Los institutos profesionales y técnicos suben su participación. Este año, 83 mil jóvenes se inscribieron en planteles privados, 10 mil menos que en 2012.

Según el Servicio de Información de Educación Superior (Sies) del Mineduc, este año hay más de un millón 100 mil estudiantes matriculados en algún centro de formación técnica, instituto profesional o universidad.

Esta cifra representa un aumento de 4,4% en comparación con 2012, cuando el sistema registró 1.065.158 inscritos. Y si se considera sólo a los alumnos de primer año, hubo un alza de 3,2%, matriculando a más de 343 mil jóvenes. Sin embargo, este escenario de aumento no se replicó este año en las universidades privadas.

En el último proceso de admisión hubo 83.008 inscritos en primer año en este tipo de instituciones, 10 mil menos que en 2012, lo que representa una baja de 11,3%. A su vez, las universidades tradicionales aumentaron su matrícula de primer año en 5,6%.

En 2010, la matrícula de carreras técnicas profesionales de primer año superó el 50% de las preferencias y este año llegó al 55,8%. Esta cifra contrasta con el 44,2% de alumnos que eligieron la educación universitaria, lo cual habla de una creciente tendencia que demuestra que la educación técnica comenzó a ganar terreno entre los jóvenes. Este año hubo 127 mil matriculados en primer año en los institutos profesionales, lo que representa un aumento del 13,8% en comparación con 2012. En los centros de formación técnica, en tanto, el aumento fue de 3,4%, llegando a los casi 65 mil alumnos.

Los  estudiantes que en años anteriores hubieran ido a cualquier universidad ahora toman la decisión de ir a un buen instituto profesional más que a una universidad de baja calidad. Los planes de los institutos profesionales y técnicos tienen diversas ventajas para los estudiantes: son más cortos, tienen un costo menor de arancel, y sus egresados, en distintos casos, cuentan con remuneraciones que pueden superar las de algunas carreras universitarias.

La falta de acreditación de algunas universidades, para los estudiantes, es un problema, pues se ven dificultados con la continuación de sus clases. Los alumnos tratan de buscar universidades donde puedan tener apoyo financiero y esas universidades tienen que estar acreditadas,  lo que no siempre ocurre en los planteles privados.

Otro factor que explicaría esta fuerte baja: lo ocurrido el año pasado con las denuncias en contra de algunas universidades privadas y la Comisión Nacional de Acreditación (CNA). Debe haber afectado en gran medida la intervención y el cierre de la Universidad del Mar, y la investigación a varias universidades privadas. Un buen número de estas instituciones han sido tradicionalmente masivas y con requisitos mínimos de admisión, y  los estudiantes miran cada vez con mayor sospecha estos fáciles accesos.  Todavía  no se recupera, el  desprestigio de las universidades privadas que, obviamente, va a demorar un poco en recuperarse.